Historia

Heladería Mepiache es una empresa familiar creada hace 62 años y en la que tres generaciones se han dedicado a ella. Nuestros  orígenes se remontan a la década del cincuenta cuando Rosa Duvernet y sus hijos Manuel e Hilda San Martín y él esposo de ella, René Valdebenito, crean la fábrica de helados que en sus inicios se llamaba San- Val.

Con el paso del tiempo Hilda y René se independizan y Rosa y Manuel continúan con la heladería artesanal, ya que los motivaba poder entregar alegría  a los niños y niñas con sus helados. En 1966 se integró Angela Caro, esposa de Manuel, quien luego de la muerte de él  ha trabajado por 50 años en ella.

En esos años los helados se elaboraban manualmente y utilizaban una especie de remo para despegar el helado de la paredes del estanque del equipo llamado “espátula mágica” , para conseguir la textura deseada, el helado se guardaba en baldes de acero inoxidable de 10 litros.

Hitos en nuestra trayectoria

Siempre motivados por innovar y desarrollar nuevos productos, empezamos en 1966 a elaborar helados de paleta, los cuales eran más fácil de transportar y simples de vender. Esto dio inicio a que pudieran ser vendidos en forma ambulante, potenciando ese mercado. También adquirimos maquinarias para la elaboración del helado en granel (botes y vasos).

En los años 80, desarrollamos nuevas preparaciones de helados en paleta como los conocidos Chocolitos, Crocantes y Creminos. Paralelamente seguimos invirtiendo en maquinarias selladoras y de pasteurización que nos permitieran modernizarnos, mejorar la calidad de los productos sin perder nuestro sello artesanal.

A partir del 2000, se incorporaron a la empresa por un tiempo Carlos y luego David San Martín, actual gerente de la empresa, ambos hijos de Ángela y Manuel.  Ambos se centraron en diversificar los productos como son las tradicionales sustancias de sabores diferentes y los barquillos de invierno. Además lanzamos al mercado una gama de helados premium destinados a heladerías y restaurantes.

Entre las novedades más recientes que lanzamos al mercado son las paletas de fruta gourmet, elaboradas con frutas frescas y que se destacan por sus innovadores sabores.

Un hito importante es nuestra Heladería fue su cambio de nombre, la llamamos  Mepiache, como una manera de chilenizar y jugar con la palabra italiana “Me Piace” y que significa me gusta.

 Un Clásico del Barrio

Mepiache es parte de la tradición del barrio y de San Joaquín donde se encuentra y ha sido incorporada en recorridos patrimoniales de la comuna en Santiago.

En estos 60 años de existencia ha logrado consolidarse y mantener a clientes por décadas, muchos de ellos incluso se han ido a vivir a otras comunas y siguen comprando en Mepiache. Hoy abuelos que fueron niños que disfrutaban de los helados Mepiache traen a sus nietos para que los conozcan.